Noticias

El pesimismo de Émile Ciorán

“A medida que los años pasan, decrece el número de seres con quienes puede uno entenderse”, el pensamiento en extremo pesimista, escéptico y nihilista, del filósofo Émile Michel Ciorán, fue abordado en el Ciclo de los Diálogos de Filosofía Transitar por el Pensamiento presentado por el Doctor Javier Prado Galán S.J.

E. Ciorán nació en Rasinari, Rumania en 1911 y murió en París en 1995. La lucidez, el escepticismo, la inanidad del ser, el “aciago demiurgo”, lo indefendible de la historia y la tolerancia, son rasgos identificados por el filósofo Fernando Savater sobre la filosofía de Émile Ciorán.

Sus libros son “un ataque furibundo a las ideologías, religiones y filosofías creadas por los seres humanos para justificar su comportamiento”, explicó el doctor Prado. Entre ellos figuran: Silogismos de la amargura (1952), La tentación de existir (1956), La caída en el tiempo (1964), El inconveniente de haber nacido (1973), El aciago demiurgo (1974), Desgarradura (1979) y Ese maldito yo (1987).

El filósofo rumano ha sido calificado como un hereje, un provocador, contextualizó el Padre Javier Prado quien enlistó ideas sobre el pensamiento del filósofo : 

·      El Sistema aspira a fundar, la lucidez descubre la falta de fundamento. “Ciorán dice que la lucidez se adquiere cuando uno acepta que no hay un fundamento ni para la filosofía, ni para el pensamiento en general”.

·      Para este pensador el escepticismo es un ejercicio de desfascinación,  y un ejercicio preparatorio para la lucidez. El creyente, se esfuerza constantemente por alimentar su fe. En cambio, el escéptico busca el adelgazamiento constante de sus creencias.

·      “Inanidad del ser”, inanidad quiere decir insustancialidad, futilidad, ausencia de fundamento.

·      Para Ciorán hay dos dioses: el “aciago demiurgo”, un diosecillo al que le podemos achacar todas nuestras deficiencias; puede ser considerado el origen del mal y de lo perverso, por ser el creador. Mientras que el Dios bueno es superfluo.

·      El rumano asegura que “la historia es indefendible, es una lamentable masacre”.

·      Se pronuncia a favor de la tolerancia, frente a la tiranía propone la tolerancia, piensa que es el fruto político más maduro que ha producido el desengaño y es inherente al espíritu lúcido.

El doctor Javier Prado, Director General Académico de nuestra universidad, destacó aforismos que ilustran a Émile Ciorán, contenidos en su obra “El Inconveniente de haber nacido”: “Me gustaría ser libre, inimaginablemente libre, libre como un ser abortado”; A medida que los años pasan, decrece el número de seres con quienes puede uno entenderse”; “Confesamos nuestras penas a otra persona sólo para hacerla sufrir, para que cargue con ellas”; y finalmente, lo que contestó a la pregunta ¿Qué hace usted todo el día? – Me soporto.

Émile M. Ciorán ofrece consejos para sobrevivir:  en un mundo donde se valora a los triunfadores, “una sola cosa importa, aprender a ser perdedor”. Y añade, “aquel que teme al ridículo no irá nunca muy lejos ni para bien ni para mal… aunque tenga genio, estará condenado a la mediocridad”.

Considera que “Sólo tiene convicciones quien no ha profundizado en nada”,  y recomienda “Dejar una imagen incompleta de uno mismo”, nunca enseñar todas nuestras cartas.

También se refirió a los desvalidos: “Uno debe ponerse del lado de los oprimidos en cualquier circunstancia, incluso cuando están equivocados, sin perder de vista no obstante, que están hechos del mismo barro que sus opresores” que pueden pecar, volverse ambiciosos y vulgares.

Finalmente, en ronda de comentarios los asistentes a la videoconferencia destacaron entre otras cosas que: Émile Michel Ciorán rompe estructuras, nos deja solos, sin asidero, pero al mismo tiempo destruye el engaño, nos enfrenta a nosotros mismos como somos, sin filtros.

 

 

 

Universidad Iberoamericana León